Retos y estrategias hoteleras postcovid

Total
0
Shares

En nuestro artículo del mes de mayo en la revista Tecnotel, vaticinamos acerca de los posibles cambios que podrían sufrir los interiores de los hoteles debido a la pandemia que se iniciaba.

Nuestra propuesta estaba basada en cuatro puntos : distanciamiento prudente – purificación – limpieza – tecnología.

En esta ocasión, y tras cinco meses de sufrir las consecuencias de las restricciones, confinamientos y precauciones sanitarias, la revista INTERIORES  ofrece un resumen de lo que a su entender ha resultado más efectivo y diferenciador en el uso de los establecimientos hoteleros durante esta temporada pasada, y puede transformarse en tendencia en los interiores.. 

Incorporación de domótica 

El uso de las tecnologías touchless o touchfree permite que el huésped se sienta seguro sin tener que tener contacto con las superficies de los hoteles. Medidas desde el check-in online hasta el acceso a habitaciones o room service han acelerado su incorporación a los hoteles tras la pandemia del coronavirus.

Información y señalización

La circulación segura por los distintos espacios de los hoteles es fundamental, por lo que la señalización e información deben ser claras para el entendimiento del huésped. Todo ello se mantendrá durante los primeros meses post-pandemia, pero en palabras de Natalia Heredia, “los diseñadores deberíamos enfocarnos en hacer sentir cómodos y seguro a los huéspedes sin apelar a soluciones que puedan percibirse invasivas”.

Naturaleza y exterior, nuevos protagonistas

 Tras los meses de confinamiento, el contacto con la naturaleza y el exterior se ha convertido en algo fundamental para muchas personas. Generar nuevos espacios acogedores en estas zonas, cuidando y fomentando este contacto con la naturaleza, harán de la estancia de los huéspedes una experiencia mucho más enriquecedora.

Espacios flexibles y personalizados

Lo que empezó con una obligación de adaptar los espacios para cumplir con el distanciamiento social puede convertirse en una oportunidad para que las zonas y espacios de los hoteles evolucionen hacia las necesidades de un nuevo cliente que busca una atención personalizada. Las habitaciones y otros espacios privados deberán clasificarse no solo por la cantidad de personas que las ocupan, sino también por su estilo de vida. Así, el objetivo deberá ser enfocarse en espacios adaptables a cada persona para crear experiencias enriquecedoras dependiendo de los gustos de cada usuario.

Incorporación de nuevos materiales

El interiorismo se basará en lo más funcional y en el confort, sin olvidar la parte estética. Nuevos materiales anti-microbiales, anti-bacterianos, anti-hongos y self cleaning deberán incorporarse para ofrecer al huésped esa seguridad.

‘Desmasificación’ y apuestas por lo local

El nuevo usuario post coronavirus buscará un hotel sostenible, cada vez más enfocado en el producto local y con una tendencia hacia la desglobalización. En palabras de Heredia, “el usuario post-pandemia es una persona más consciente de lo que consume y más selectivo a la hora de escoger qué estadía buscar, priorizando las propuestas menos masivas y más locales y personalizadas”.

A nuestro entender, debermos añadir a estas propuestas soluciones tecnológicas en el ámbito sanitario y sostenible, como la purificación del aire. 

Tras los estudios realizados de diferentes sistemas de purificación concluimos que la Ionización por Plasma de Aguja es el mejor sistema para reducir virus y polución aérea, a la vez que producir ahorros energéticos con respecto a la normativa de aireación que recomiendan los organismos sanitarios. En este caso, vale la pena estudiar el sistema de Pradditive para darse cuenta de que pueden encontrarse soluciones en el mercado efectivas, que ayuden a nuestros interiores a ser mejores que antes, dando seguridad a nuestro cliente y a nuestro personal.

Fuente: revistainteriores.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *