Aumenta la preocupación sobre la peligrosidad de propagación del coronavirus por el aire.

Total
0
Shares

 Como hemos mencionado en nuestros últimos artículos donde nos hacíamos eco de la noticia científica de la infección del SARS-COVID mediante el aire así como el siguiente artículo aclarando conceptos y métodos de purificación del aire idóneos para evitar la propagación del virus, recientemente nos encontramos un nuevo artículo publicado por el diario EL PAÍS donde mediante representaciones gráficas y ejemplos verídicos, podemos concienciarnos de la importancia de los elementos de protección como la mascarilla o la distancia de seguridad y también las consecuencias de no hacer caso o uso de estos elementos ni de las recomendaciones.

En el artículo podemos ver la casuística de 3 escenarios diferentes muy comunes en el día a día y la vida social, una reunión con amigos, un bar, y una aula de colegio o universidad. En todos los casos se representa los diferentes escenarios que nos podemos encontrar, siendo el peor que nadie lleve mascarilla, seguido por el de que todos los presentes la lleven y el caso más idóneo de todos es el anterior añadiendo la ventilación de la sala que hace que toda acumulación de virus sea “extraída” por las corrientes de aire.

El mismo artículo también nos muestra el potencial infeccioso de cualquier persona solamente al respirar o en silencio, al hablar, que aumenta 10 veces más la cantidad de partículas infecciosas que soltamos y finalmente al cantar, que aumenta en 50 veces más que estando en silencio y podría ser una situación común en los colegios ya que en muchos de ellos se imparten clases de música donde a menudo no solo es un alumno el que canta sino toda una clase a la vez, generando una situación muy peligrosa de contagio.

La ventilación de los espacios puede ser una solución fácil de aplicar ya que solo hace falta abrir ventanas o puertas para que corra el aire, pero no es práctica ahora que empieza el invierno. Hasta ahora, abrir ventanas y puertas para ventilar era una solución fácil de aplicar porque estábamos en verano y hacía calor, pero ahora que se acerca el invierno no parece tan buena idea ya que en espacios como oficinas la gente acostumbra a poner la calefacción y cerrar ventilaciones para que el calor no se escape acción que resulta peligrosamente infecciosa a causa de la acumulación de partículas infecciosas. Pero si por el contrario queremos respetar las medidas y ventilar cada hora para que así no perdamos tanto calor de la calefacción, no solo será igualmente peligroso sino que también será contraproducente por el excesivo gasto eléctrico que esa calefacción tendrá que realizar.

Por eso la solución que nosotros vimos desde el primer momento a este problema es la purificación del aire, hacer circular el aire para purificarlo y volverlo a lanzar a la misma habitación hace que no se pierda la temperatura del aire deseada pero al mismo tiempo se obtenga el mismo resultado que ventilando la habitación.

Para esta purificación podemos instalar filtros de aire, los mas potentes son los filtros HEPA o podemos utilizar el mismo método que se utiliza en quirófanos que consiste en ionizar el aire para conseguir que las partículas infecciosas se carguen de iones y se oxide el virus haciéndole perder su efectividad. Una de las compañías españolas expertas en estos sistemas es Pradditive, compañía que ya hemos mencionado en otras ocasiones.

En conclusión, desde el principio de la pandemia se sospechaba que una de las posibles transmisiones del virus era por el aire pero ningún organismo oficial se atrevió a asegurarlo haciendo que nadie se tomara en serio los métodos de prevención por aire, pero ahora que se ha investigado y hablado un poco más de este tipo de transmisión, se empiezan a publicar estudios para evitar el contagio aéreo. La parte positiva de esto es que la tecnología para erradicar este problema ya lleva años desarrollándose en otros sectores como el de los hospitales o sector alimenticio y está suficientemente avanzada para que sea fiable al 100%.             

fuente: elpais.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *